#DescentralizaTuArte

Internet i la indústria del arte

Es obvio que la Industria Musical o Artística no la controlamos las artistas. La controlan las empresas que poseen los principales medios de comunicación como las plataformas digitales, televisión, radio, discográficas, festivales, etc. Los proyectos artísticos muy a menudo se limitan a conseguir consumidores o ‘fans’ (reales y virtuales) y eso es lo que ofrecen a la Indústria. Como más seguidores, más valor. Esto es así desde que la sociedad industrial del siglo pasado empezó a enregistrar el arte, reproducir-lo a gran escala y crear un nuevo mercado dónde el arte es poco más que su simple mercancía.

La llegada del internet, pero, ha generado un cambio en el mundo y también en esta Indústria Cultural, que se ha tenido que adaptar a los nuevo siglo. Al mismo tiempo, el internet significa para el gremio artístico una gran oportunidad de crear otro mercado alternativo y ético. El internet es un nuevo sistema de comunicación entre personas, y está en las manos del pueblo construir un nuevo mundo virtual ético y universal que permita la libre comunicación entre personas de todo el mundo. Y en estegran paradigma, el arte tiene mucho que decir.

Vamos con estos conceptos básicos escritos por las compas de la Lleialtec (cuenta fediverse: @lleialtec@santsenques.cat) para entender qué significa la descentralización y la ética digital.

Red vs. Servicio

Según la Wikipedia, una red social «es una estructura social compuesta por individuos (u organizaciones) llamados «nodos» que estan unidos (conectados) por uno o más tipos de interdependencia como la amistad, el parentesco, intereses comunes, intercambios financieros, relaciones sexuales, creencias, conocimientos o prestigio. (…) La red también puede ser usada para medir el capital social, que es el valor que un individuo recibe de la red social.»

En términos sociológicos, pues, una red social la configuran las personas con sus vínculos, y genera valor. Por su naturaleza, distinguimos dos tipos de redes sociales: 

    • Las analógicas, que se dan de manera orgánica y no se crean con el uso de tecnologías. A menudo son relaciones de parentesco y amistad basadas en la proximidad física. 

    • Las digitales, que se crean y desenvolupan a través de software que utilizamos a través de Internet, la «Red de redes». A menudo son relaciones basadas en intereses comunes o afinidad ideológica. 

Los programas que usamos para relacionarnos con otras personas, suelen ser presentados en forma de servicio, de plataformas que fomentan su uso. Algunos son privativos y centralizados, como Facebook o Twitter; y algunos son llibres y descentralizados, como Mastodon o Pleroma. 

Libre vs. Privativo

A día de hoy (Junio del 2019), los programas que ejecutamos en nuestras máquinas (ordenadores, teléfonos o tabletas) son creados por personas. Y si no somos nosotres les que hemos creado un programa es que ha sido hecho por alguna otra persona. Un programa es como cualquier obra y tiene una licencia donde se especifica que podemos hacer o no con esta obra.

En el caso del software, su libertad define la nuestra, como usuarias de aquella tecnología en concreto. Si un programa tiene una licencia privativa, será como una caja negra de la que no podemos ver el contenido. Si utilitzamos software libre, nos aseguramos cuatro libertades fundamentales:

0) Utilizar el programa como queramos

1) Leer el código para poder estudiarlo y adaptar versiones para nuestras necesidades

2) Distribuir copias del programa a quien lo necesite

3) Distribuir copias de las versiones del programa a quien lo necesite

Imaginemos que vamos a un restaurante y pedimos la receta de un plato. Quizás no nos la den, argumentando que les podríamos hacer la competencia montando un restaurante también. Sería una receta privativa porque nos priva de utilizarla, modificarla y compartirla.

Si vamos a casa de la abuela, seguro que nos dará la receta, pongamos de una tortilla de patatas. Y de su receta, la original, probablemente haremos alguna adaptación: un día que no tengamos patatas, la podremos hacer con espárragos, adaptándola así a nuestras necesitades o gustos. Además, nuestra abuela no se enfadará si compartimos su receta con nuestres amigues. La receta de la abuela, pues, es libre porque la podemos usar, modificar y compartir, tanto la original como las modificaciones.

Descentralitzación vs. Centralitzación

Las empresas GAFAM (Google, Amazon, Facebook, Apple, Microsoft), además de crear y hacernos utilizar software privativo, se basan en modelos arquitéctonicos centralizados. Todo lo que vertimos en estos servicios (imágenes, conversaciones, etc.) queda a disposición de la empresa en cuestión, la cual almacena nuestras vidas en sus servidores. Llamadas «el petróleo del siglo XXI», nuestros datos son utilizados de diversas maneras lucrativas y, a menudo, poco éticas: se venden a otras empresas, se hacen experimentos sociales, se vigila a la población de forma masiva o se intenta manipular a la opinión pública.

Una característica que tienen en común los servicios privativos centralitzados es la unilateralitad de su gobernanza ya que son servicios controlados per empreses capitalistas, donde la  toma de decisiones no es horitzontal ni transparente. La usuaria usa el servei, pero sus datos son propiedad de la empresa, con lo que la usuaria acaba siendo usada por la empresa que proporciona el servicio. Es por eso que se habla de capitalismo cognitivo.

En los servicios de redes digitales centralizadas tenemos que abrir una cuenta en cada red específica para poder contactar con las personas que estan allí dentro porque las usuarias de una red privativa no se pueden poner en contacto con las usuarias de otra red privativa: desde Twitter no puedes seguir a la gente de Facebook ni a la inversa. Tecnológicament es posible, pero estas empresas ponen más ganas en barrer hacia casa y ganar dinero que no en conectar las personas.

En cambio, la FEDIVERSE (FEDeration unIVERSE) es una red de redes sociales libres donde las usuarias pueden contactar entre ellas independentmente de la red que usen (GNUsocial, Mastodon, Pleroma, Diaspora*, Hubzilla, Friendica, etc). El objectivo de la FEDIVERSE es conectar las personas i, por eso, su estructura se basa en un modelo descentralizado que funciona gracias a protocolos de interconnexión, donativos y a la buena voluntad de sus administradoras.

La totalitad de la FEDIVERSE está distribuida entre los nodos que la conforman. Ningún nodo tiene una copia completa de la FEDIVERSE i, de hecho, cualquier nodo solo contiene una pequeña parte del ecosistema, como si fuera un organismopluricelular. La FEDIVERSE es un universo descentralizado donde los nodos de las redes no trafican con los datos de sus usuarias. Por eso, además de libres y federadas, son éticas.

Principios vs. Control

A diferencia de los servicios centralizados de las GAFAM, que son «cortijos tecnológicos», el FEDIVERSO * es una red de redes sociales con la que soñaba uno de los creadores de la WWW (World Wide Web), Tim Berners-Lee. En el 2018 se muestra devastado ante el rumbo centralizador que ha tomado el invento en muy pocos años, aunque se muestra optimista en la re-descentralización de Internet. Ya en el 2008 había participado en un escrito que defendía la descentralización de las redes sociales. La federación creada por la comunidad del software libre ofrece libertad y empoderamiento de varias formas:

  • Autogestión. A diferencia de los servicios GAFAM, el FEDIVERSO se organiza de forma comunitaria. Todas las redes son mantenidas por personas de todo el mundo, al margen de empresas o instituciones oficiales. Cada nodo de una red se autogestiona sus propios gastos, normalmente mediante las donaciones de sus usuaries. En las tecnologías digitales, además de proximidad física (con proyectos locales o regionales basados en software libre), podemos hablar de proximidad ideológica (el hecho de crear o participar en tecnologías libres por su soberarnía y ética).
  • Descentralización. Les usuaries de los sistemas privativos se concentran a millones en los servidores de empresas que, con el fin de seguir acumulando poder, controlan la información que roban de sus usuaries y se lucran y experimentan con sus datos. En las redes libres, la acumulación de poder ni existe ni es sostenible. Y es por eso que se crean herramientas para diversificar a les usuaries en diferentes nodos de las diversas redes federadas. Nuestros datos se almacenan en cada nodo que hace de servidor, y nadie pretende lucrarse con los datos de les otres.
  • Interoperabilidad. Si estás en Twitter no puedes contactar con la gente Facebook, porque sus amos así lo han decidido. Pero técnicamente, es posible. El FEDIVERSO es un ecosistema heterogéneo en el que hay varias redes (Mastodon, GNUSocial, Friendica, etc.). Y todas conectan con todas, es decir, federan, porque comparten protocolos que les permiten interactuar. A diferencia de los servicios de redes corporativas, en el FEDIVERSO las redes no compiten, sino que tratan de cooperar entre ellas.
  • Replicabilidad. A diferencia de Twitter o Facebook, en las redes libres cualquier persona puede montar un nodo de una red. Si te gusta la red GNUSocial, puedes montarte tu propia instancia en un servidor, es decir, que un ordenador ejecutará el servicio y hará de nodo. Y así, podrás invitar a otras personas a formar parte de tu nodo. Una vez que formen parte de tu nodo, podrán contactar con el resto de les usuaries que están en el FEDIVERSO.
  • Independencia. De vez en cuando, los servicios centralizados caen y sus usuaries quedan desconectades entre sí. Eso no puede pasar en el FEDIVERSO. Si un nodo o un servidor cae, no cae toda la red, y menos aún toda la Federación: sólo cae el nodo. Podemos tener paciencia y esperar que la persona que administra el nodo solucione el problema, o tener una cuenta alternativa en algún otro nodo de la misma red o de otra. Alguien podría «desenchufar Twitter», pero nadie puede apagar todo el FEDIVERSO.
  • Diversidad. En la federación tenemos muchos nodos de cada red. Por eso, a la hora de entrar en el FEDIVERSO, podemos probar por red o por nodo. Si nos gusta más la red GNUSocial que la de Mastodon, buscaremos algún nodo de GNUSocial disponible o montaremos nuestro propio nodo. Pero si nos da igual la red (porque están todas conectadas), quizá podamos probar por afinidad y confianza que nos genera un nodo, independientemente de la red en la que esté. ¡Elige el nodo de la red que más te guste!
  • Confianza. Como comentábamos, en el FEDIVERSO, cualquier persona con los conocimientos necesarios puede crear un nodo y gestionarlo como quiera. La persona que gestiona el nodo es conocida como «Administradora del nodo». En los servicios de las redes sociales privativas, la relación entre la Administradora (les accionistes de la empresa) y les usuaries (el valor de la empresa) es mercantil; en el FEDIVERSO, la relación la definen la Administradora y les usuaries del nodo. La Administradora tienen poder absoluto sobre el nodo y, por tanto, es recomendable que les usuaries hagan el esfuerzo de saber quién administra el nodo en el que participan.
  • Aprendizaje. Si quieres participar en las redes libres, pero no tienes los conocimientos técnicos para administrar un nodo, tienes dos opciones: registrarte en un nodo existente, o adquirir los conocimientos necesarios para aprender a gestionar uno. Si eres autodidacta, puedes aventurarte a leer los manuales y experimentar. Cuando lo necesites, pide ayuda a la comunidad; encontrarás decenas de personas que te ayudarán encantadas.
  • Respeto. En todas las redes sociales, privativas o libres, hay trolls o usuaries que se dedican a molestar a les demás. Aún así, el ambiente que se respira en las redes privativas es como una «jungla digital», donde millones de personas y bots (programas que se hacen pasar por personas) van a lo suyo de cualquier forma. El hecho de pertenecer a las redes libres suele representar un acto de consciencia digital y las personas que forman parte de ellas suelen expresar sus opiniones de forma respetuosa. Digamos que hay un salto cualitativo entre estar en un servicio engañosamente gratuito y el ser consciente de formar parte de una comunidad autogestionada. Y eso se traduce en el respeto que se tienen las personas en unas redes y en otras.